Uno de los trámites que exige el organismo consiste en revisar la condición social de los abuelos.